Preparándonos para la época estival “PART II”

Cuidado de la piel

El verano es la estación del año en la que los rayos del sol pueden ser más perpendiculares a la Tierra. Éste hecho marca una línea nutricional específica para esta época donde los elementos antioxidantes dermatológicos predominan sobre otros.El verano es una época de mayor exposición al sol, provocada o no (playas, piscinas, etc.) y mediante la realización de mayor número de actividades al aire libre, de carácter deportivo o de ocio. Es absolutamente necesario realizar una protección de la piel tanto de carácter externo (cremas protectoras) como interno mediante los elementos nutricionales. Una exposición incontrolada a los rayos del sol puede provocar diferentes problemas en nuestra piel tales como quemaduras, cáncer de piel, etc.. Alguna de las medidas de protectoras de carácter externo conducen, en primera medida, a la búsqueda del fototipo de cada uno. El fototipo es la capacidad de adaptación y reacción de los diferentes tipos de piel a la radiación solar. La clasificación de ha establecido en seis tipos de fototipos cutáneos, en función de esto, las medidas dermatológicas serán más estrictas o menos. en cualquier caso, atención a la exposición solar con factor adecuado a los diferentes fototipos.

Con carácter externo también se recomiendan las prendas ligeras y de colores claros, la utilización de gorras y gafas de sol que filtren la radiación ultravioleta. Internamente, los nutrientes pueden ayudarnos al mantenimiento de una salud de la piel adecuada. Siguiendo un estatus nutricional óptimo realizaremos una protección del posible daño que los rayos solares pueden ocasionar, o solo en la epidermis, sino en zonas más internas, la dermis. Para ello, el primer nutriente que podemos considerar es el Betacaroteno.

El betacaroteno pertenece a la familia de carotenoides pro vitamínicos, es decir que puede convertirse en vitamina A por acción al organismo. Su conversión se realiza en el hígado e intestino delgado, una ve alcanzados los niveles óptimos de vitamina A esta conversión decrece. La forma en que el organismo transforma el betacaroteno en vitamina A es en forma de renitol.

El betacaroteno está presente en diferentes alimentos como zanahorias, melón, brécol, remolacha verde, albaricoque, mango, papaya, calabaza, coles de Bruselas, espárragos, melocotón, pimiento rojo, espinacas, etc. La utilización de beta caroteno como precursor de  vitamina A  beneficia la salud de las células epiteliales. Parece ser que los carotenoides pueden desempeñar un papel apreciable en la fotoprotección protegiendo la estabilidad del colágeno. Potente antioxidante, más fuerte que la vitamina A puede proteger contra la forma tóxica oxígeno singlete y reducir la formación de radicales libres. Además de su capacidad fotoprotectora es interesante en verano para ayudar a conseguir y mantener el bronceado de la piel, previniendo de las quemaduras solares. Una de las fuentes nutricionales de mayor riqueza en betacaroteno es el alga Dunaliella salina  donde además de encontrar este caroteno pro vitamínico, hay presencia de otros carotenoides, no pro vitamínicos, que amplifican y refuerzan su actividad.

¿Que más podemos hacer por nuestra piel?


Podemos seguir trabajando desde el interior con elementos antioxidantes sinérgicos al beta caroteno pero que matizan su actividad por otras vías.

En este caso la elección puede ser Baya de Acaí. La antioxidación en verano es tan importante como en otras épocas del año y predominante frente al daño de los rayos de sol. La elección de esta baya como componente nutricional durante el verano tiene diversas vertientes de desarrollo. En primer lugar, el fruto de Acaí es muy rico en nutrientes, en Brasil, país de cultivo de Acaí por excelencia, este fruto por parte del desayuno de los habitantes de la zona. Costumbre y tradición que favorece el mantenimiento del estado físico al comenzar el día. A nosotros nos interesa el Acaí como antioxidante “antienvejecimiento”, favoreciendo la protección de la piel frente a los agentes dañinos estivales (sol, cloro, etc.). Favorece la vitalidad de la piel gracias a su contenido en ácidos grasos esenciales, flavonoides, aminoácidos, vitamina W, zinc, cobre, manganeso…).Su contenido en antocianidinas es destacable, los dos más relevantes son la cianidina 3 glucósido y la cianidina 3 rutinósido. La capacidad antioxidante de estos componentes revelan una potente actividad sobre los radicales libres uniéndose a las proteínas para protegerlas del daño de las radiaciones.

La Baya de Acaí, además favorece el mantenimiento de la salud vascular debido a su contenido en polifenoles. La riqueza proteica de la Baya de Acaí (contiene 19 aminoácidos) es el elemento necesario para el mantenimiento y reparación del tejido corporal.

Nos ofrece ayuda preventiva de un posible deterioro de las proteínas celulares y membranas  previniendo el envejecimiento prematuro y la posible mutación celular. Como equipo antioxidante vemos que podemos trabajar diferentes terrenos afectados en verano: protector antienvejecimiento de la piel, vasotónico, vasoprotector, poco nutricional y antioxidante para el desarrollo de la actividad deportiva…

En tercer lugar, podemos, consolidar la salud de nuestra piel con un nutriente esencial en la formación del tejido conectivo, el Ácido Hialurónico.

El ácido hialurónico está presente en la matriz extracelular de la piel. Como componente estructural del tejido conjuntivo ayuda a mantener unidas as las células debido a su característica viscosa y deslizantes. En el tejido conectivo laxo, encargado de mantener la piel y los órganos en su sitio, así como en el tejido conectivo fibroso presente en tendones, ligamentos y cartílagos, el ácido hialurónico es fundamental para la consistencia de ambos. Cuando la piel está dañada por los radicales libres, las células de la dermis pueden dejar de producir ácido hialurónico suficiente, consecuentemente se produce una debilidad en la epidermis y posibilidad de producción de arrugas. Mantener un estatus de ácido hialurónico adecuando en las capas internas de la piel resulta altamente beneficioso en la prevención de arrugas.

Aunque es popularmente conocido el ácido hialurónico en su vertiente cosmética no debemos olvidar que también se encuentra en el líquido sinovial y cartílago articular. Cuando se combinan con otros mucopolisacáridos, vitamina C, colágeno, etc. podemos reforzar la salud articular en paralelo a la salud dermatológica. En verano podemos beneficiarnos de ambas situaciones, trabajo en piel y en articulación.

Debido a la mayor posibilidad de actividades al aire libre: Andar, nadar, tenis, juegos de playa, bicicleta, etc.) La combinación de ácido hialurónico con otros nutrientes (colágeno hidrolizado, condroitina, Vitamina C, etc.) apoyará la articulación impidiendo que personas con escasa actividad deportiva en otras épocas del año, con sobrepeso, lesiones articulares previas, etc. pueden reforzar y mejorar su movilidad articular

Control del peso

Al acercarse la época del calor se pone en marcha, en ocasiones de forma obsesiva, una necesidad de perder peso condicionada, en la mayoría de los casos, por los estándares estéticos establecidos por la publicidad u que socialmente son aceptados. Nos siempre el control de peso en la época estival viene pre dirigido por elementos de salud, es decir, no buscamos perder peso a favor de la prevención de ciwertas condiciones de salud que pueden resultar del exceso de kilos más bien obedece exclusivamente a la búsqueda de un perfil estético. Por ello, es interesante aclarar que todos los nutrientes que forman parte de los programas de control de peso deben ir bien acompañados “siempre” de un dieta hipocalórico (baja en calorías) y obviamente personalizada y equilibrada. Además de acompañada de ejercicio físico diario de no menos de 40 minutos.

No podemos dejar de mencionar la existencia de una obligación social frente a los desequilibrios nutricionales que podemos encontrar en jóvenes y adolescentes excesivamente condicionados por la imagen corporal a favor de la pérdida de peso sin control, lo que induce a posibles deficiencias de nutrientes esenciales. En etapas infantiles y adolescentes no deben utilizarse complementos de control de peso. Cualquier gestión asociada al adelgazamiento se realizará bajo la supervisión de un especialista. Tras este preámbulo, podemos matizar algunos nutrientes que ayudarán en la gestión de peso junto a una dieta equilibrada y ejercicio físico.

El primer nutriente destacable son los ácidos grasos conjugados (CLA).

Habitualmente estos nutrientes provienen del aceite de cártamo rico en estos ácidos grasos. no debemos confundir ácidos grasos conjugados con los ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6 aunque los conjugados derivan de la serie omega 6. CLA se encuentra en forma de diferentes isómeros, concretamente los preparados de ayuda a la gestión del peso cuentan con el isómero cis9, trans11 y trans10 cis12. La combinación de ambos centran su actividad en la estimulación del metabolismo energético  con la consecuente reducción de la masa grasa corporal. Estos estereosómeros mencionados desarrollan su actividad biológica promoviendo determinadas enzimas responsables de la oxidación de ácidos grasos y su movilización.

Ensayos clínicos realizados con isómeros mencionados muestran el apoyo reductor de grasa corporal al mismo tiempo que apoya las reservas de masa magra muscular. Este mecanismo deberá ser completado con la sinergia de la coenzima Q10,poderosos antioxidante que beneficia la producción de energía celular y favorece la actividad metabólica adecuada.

Podemos encontrar otras opciones que contribuyan al control de peso con otro mecanismo de acción, hablamos del Ácido Hidroxicítrico (HCA).

El ácido hidroxicítrico  se encuentra en fuentes botánicas tales como Garcinia cambogia.

El trabajo de este nutriente, en el tema que nos ocupa, es como inhibidores de la lipogénesis, es decir, loa conversión de grasas a partir de exceso de calorías de los hidratos de carbono y proteínas.

Este mecanismo (ATP-citrato liasa) importante en el proceso de lipogénesis.

A su vez aumenta la producción y almacenamiento de glucógeno tanto en el hígado como con el músculo, este hecho es el que relacionamos con el control del apetito, sin afectar al sistema nervioso central ya que no tiene facultades para atravesar la barrera hematoencefálica.

En resumen, contribuye al aumento de la termogénesis (combustión de calorías por el calor), bloquea la producción de grasas y es reductor del apetito.

Existen otras formas de apoyar un programa de control de peso veraniego. En esta ocasión podemos hablar de la gestión transportadora de las grasas, es decir, que puede llegar a los depósitos grasos naturales del organismo para su utilización, sin favorecer la acumulación en áreas indeseadas.

Esta parcela le correspone a la lecitina de soja. La lecitina  es necesarria para la síntesis biliar, sirve como emulsionante en el cuerpo, interviniendo en la descomposición de las grasas y el colesterol.

En ocasiones plantearse el mantenimiento (o control) de peso, más que pérdida de éste, pasa por digerir y metabolizar adecuadamente las grasas, En este ambito la lecitina de soja y algunosnutrientes aliados podrán ser de ayuda.

Algunos nutrientes sinérgicos destacados son el yodo (preferentemente Kelp, alga parda de género Laminaria) necesario para la correcta función de la hormona tiroidea la cual influye en la eficiencia para quemar las grasas y producir energía, Esencial en la concentración de grasa corporal.

El aporte de yodo permite un funcionamiento más efectivo de la tiroides con respecto al metabolismo de las grasas.Si además añadimos pomelo complementamos a la lecitina debido a su utilidad en hiperlipidemia (exceso de grasa en sangre).El pomelo ayuda a reducir el nivel de trigliceridos y colesterol en sangre. Además ofrece un apoyo depurativo diurético. El cuarto elemento en este conjunto es el vinagre de manzana que contribuye a mejorar la digestión de las grasas beneficiando la digestión de las mismas por el organismo. Se comporta junto al pomelo como depurativo y diurético.De esta manera la laecitina se ve apoyada por el resto de elementos indicado para ejercer un correcto metabolismo graso apoyando así, con carácter general, una dieta de adelgazamiento.

¿Existe algún otro terreno que debamos trabajar en verano?

Si, hay otras áreas donde podemos encontrar nutrientes para mantener en nuestro botiquín vacacional. Vamos a ver otros grupos en los que marcaremos qué nutriente debemos mantener en nuestros hogares y beneficiarnos de su acción.

Del sedentarismo a las actividades deportivas veraniegas

A lo largo de este artículo ya se ha hecho mención a las diferentes actividades al aire libre. Llega una época proclive al desarrollo de ejercicio físico no profesional, personas con frecuente estado sedentario que no participan en deportes ni realizan ejercicio físico establecido pueden tener en este período del año alguna molestia asociada a la inactividad habitual. Es momento de disfrutar en familia, con los niños en la piscina, la playa, el campo…pero el entumecimiento del resto del año puede pasarnos factura.

¿Cómo puedo evitar lesiones?

En estos casos no debe faltar la presencia de glucosamina. La glucosamina es un polisacárido, una molécula compuesta de glucosa y una amina (nitrógeno y 2 moléculas de hidrógeno)Es un elemento esencial en la construcción de diferentes compuestos, como los glicolípidos, glicoproteínas, glicosaminoglicanos, hialuronato y proteoglicanos. Debido a la necesidad aumentada de glucosamina para la correcta función articular cuando se hace ejercicio es de innegable en la regeneración articular, recuperación post-esfuerzo y frente alas lesiones dentro del ámbito deportivo o en el ejercicio diario. Su funcionamiento se traduce en una reducción de la inflamación, dolor y rigidez articular. Aporta una función condroprotectora importante en las lesiones articulares. Es decir, protege a los condrocitos (células que forman el cartílago fibroso), los cuales se diseminan entre las fibras de colágeno en la matriz del cartílago.

En resumen, estimula la producción de sustancias necesarias para correcta función articular y además también estimula la reparación de las articulaciones.

Me canso haciendo ejercicio. ¿Hay algún nutriente que me ayude?

Hablemos ahora de la coezima Q10, conocida como ubiquinona. Con anterioridad hemos mencionado la capacidad antioxidante de esta coenzima. El máximo beneficio que podemos observar de la coenzima Q10 cuando realizamos actividad física es mejorando el metabolismo energético. Es catalizador en la producción de energía tras quemar grasa muscular.Parece ser que la coenzima Q10 estabiliza los canales iónicos miocárdicos que dependen del calcio, u evita que agoten metabolitos esenciales para la síntesis del ATP. En definitiva, la coenzima Q10 puede ayudar mejorando los índices de rendimiento (transporte de oxígeno, consumo máximo de oxígeno, etc.) esto conduce a mejoría en el rendimiento físico y posterior recuperación, en todas aquellas personas que practiquen alguna actividad sea puntual o no. Muy interesante en personas sedentarias que practican muy poco ejercicio y que en verano se ven motivadas a realizar actividades individuales o en familia.

Quiero sacar partido al ejercicio. ¿Cómo puedo favorecer la consistencia muscular?

Debido a la falta de tiempo durante el año, las prisas, el trabajo, los niños, el estrés…Muchas personas no dedican el tiempo que se merece su cuerpo y no le prestan un poquito de atención, caemos en los tópicos “estoy oxidado”, “tengo el cuerpo fofo“,…Es cierto, si dedicamos un tiempo en verano al deporte podremos descubrir las maravillas que éste puede regalarnos y así poder mantenerlo durante el resto de estaciones.En cualquier caso, sea cual sea la frecuencia deportiva existe un elemento que trabaja nuestra fortaleza muscular, es el cromo. El cromo es un oligoelemento imprescindible en nuestro organismo. En esta ocasión nos preocuparemos de su actividad participativa en la producción y almacenamiento de glucógeno. El cromo trabaja como potenciador de la actividad de la insulina, es un gestor en la utilización de ésta. En el deportista de verano, poco habituado al ejercicio, es muy interesante mantener una eficacia adecuada de la insulina evitándose desórdenes hipoglucémicos indeseados. Con él, podemos utilizar mejor la glucosa y por consiguiente beneficiar la musculatura. Contribuye al aumento de combustión de las grasas aumentando la masa magra muscular.

¿Que consecuencias puedo encontrarme al practicar deporte tras el sedentarismo invernal?

Los calambre musculares. esos son molestos y frecuentes cuando no se ha calentado adecuadamente antes de comenzar el ejercicio y cuando no se hacen estiramientos musculares posteriores a la actividad. Hay un mineral, el magnesio, necesario para el funcionamiento normal del músculo (contracción muscular) y tejido nervioso. Es un mineral involucrado en la correcta distribución de sodio, potasio y calcio a través de las membranas celulares. El equilibrio “muscular-deportivo” necesita de magnesio para mejorar la resistencia y fuerza muscular. La falta de hábito en la práctica deportiva puede requerir de niveles más elevados de magnesio para ajustarse a la resistencia solicitada.Es muy interesante su uso como relajante de tejido muscular evitando el calambre. Un músculo sano y activo, deportivamente hablando, necesita de una optimización de los niveles de magnesio. Además, es importante ver la forma en la que éste se presenta ya que de ello depende su biodisponibilidad. La forma con mayor tasa de absorción son los denominados minerales que lados con aminoácidos, el procedimiento de quelación más eficaz es cuando el aminoácido “rodea” mediante estructura de anillo al mineral quedándose rodeado por cadenas de aminoácidos, con un 80%-85% de absorción.

Esta forma mineral de composición orgánica es más estable ya que al envolver el mineral impide la ionización en el estómago favoreciendo si absorción intestinal. Otras formas destacables en las formas minerales son los glicinatos con un porcentaje aproximado de absorción del 70%, picolinatos 70%-75% tasa de absorción y los citratos con un 45% de absorción. En este último caso es interesante su uso cuando los condiciones no son las adecuadas y por las causas que sean existe una hipoacidez estomacal.

En la piscina…

No cabe duda que la actividad estrella durante el verano es darse un buen baño en la piscina. Pero aquellas personas, principalmente mujeres, que padecen cistitis frecuentemente deberán contar en su botiquín con los elementos de refuerzo para evitar esta condición molesta.

La cistitis es más frecuente en mujeres que en hombre debido a la anatomía femenina. Según aseguran algunas estudios realizados un 73% de las cistitis será causada por Escherichia coli. Las personas con infecciones de orina recurrentes deben extremar las precauciones en verano evitando el enfriamiento de vientre y zona vaginal al llevar el bañador húmedo durante tiempo prolongado. Igualmente deberías seguir algunas pautas, según indican áreas de educación sanitaria, para prevenir y mantener una salud urinaria adecuada. Los expertos recomiendan la ingesta diaria de al menos 1 litro y medio de líquido, no estar mas de 4 horas sin orinar (excepto durante las horas de sueño), orinar tras las relaciones sexuales al lavarse el área genital o secarse tras orinar se hará de adelante había atrás, etc.

Siguiendo la línea de “nuestro botiquín” debemos tener a mano una planta líder en esta área es el Arándano rojo(Vaccinium macrocarpon). El arándano rojo es conocido por su actividad bactericida, inhibiendo la proliferación de bacterias patógenas en el tracto urinario. Los principios activos de este arándano son preferentemente la D-manosa y él ácido hipúrico.El principal mecanismo de sus principios activos es la inhibición de la adherencia de estas bacterias en la mucosa del tracto urinario.

Existe otro nutriente que paralelamente al arándano queda incluido como esencial en esta condición es la vitamina C. Esta vitamina es una vitamina que se excreta en la orina y que debe consumirse diariamente. En el caso de la cistitis frecuente es indudable que su presencia está justificada. El número de actividades biológicas en las que interviene es muy importante.La vitamina C conocida como ácido ascórbico desarrolla una función esencial en el refuerzo del sistema inmune. Regula la producción de glóbulos blancos que luchan contra la infección estimulando la liberación de interferón, interfiriendo en el crecimiento de patógenos. es una vitamina “anti infecciosa”.

La vitamina C tras su ingestión es transformada, en parte, en sus metabolitos tales como treonato, lixonato xilonato. Es por este motivo que la forma más eficaz de vitamina C es la forma ester. Esta forma ester es una forma noácida de la vitamina C, es decir, neutra que incorpora los metabolitos de la vitamina. Esto supone un aumento de la viabilidad de la vitamina duplicando la actividad normal. Permanece en las células el doble de tiempo que el ácido ascórbico y su tasa de absorción es cuatro veces mayor que la vitamina C ácida. Siguiendo las recomendaciones anteriores y haciendo uso del botiquín veraniego podemos contar con otra planta que puede ayudar con este conflicto, la Ortiga (Ortiga dioica).Una de las actividades principales es la diurética. la ortiga es utilizada como apoyo en las facciones. Por ejemplo, cistitis, uretritis, edema por insuficiencia de retorno venoso, etc.La hoja de ortiga contiene varios principios activos de interés en este terreno: flavonoides como rutina y quercitina (carácter antiinflamatorio), acido acético, ácido salicílico, ácido silicio, vitaminas A, C y B, principalmente.

Otro entorno delicado y sensible es el ocular.

Los ojos en verano pueden sentirse dañados tanto por los rayos solares como por el cloro de las piscinas. El cloro puede dañar nuestro ojo favoreciendo la irritación, inflamación y molestias tales como picor, escozor, etc.Antes de exponer nuestros ojos al agua de las piscinas deberíamos protegerlos con elementos nutricionales gestores de una salud adecuada del entorno ocular.

Alguno de los nutrientes y plantas más importantes directamente relacionados con la salud ocular serán: vitamina C,E,A, carotenos, luteína y zeaxantina, taurina, selenio, zinc, eufrasia, ginkgo biloba, mirtilo… Cada elemento tendrá una mayor incidencia en un aparte u otra del ojo, pero la importancia se basa en el trabajo en equipo y el factor antioxidante. Por ejemplo, la vitamina C y el zinc como agentes anti infecciosos, resultan activos frente al desarrollo de la conjuntivitis. Otro ejemplo lo podemos encontrar en el aminoácido taurina se encuentra en alta concentraciones en la retina, ayudando a proteger a las células de los efectos dañinos de la luz ultravioleta y de otras sustancias tóxicas. El objetivo de un conjunto de nutriente oculares es proteger y refenerar las posibles zonas del ojo que puedan dañarse por los elementos ambientales veraniegos que pueden ser perjudiciales.

Por supuesto, aquellas personas que tengan alguna lesión previa o malestar anterior deben indudablemente “echar mano” del botiquín para proteger sus ojos en verano. En cualquier caso, teniendo una condición de salud adecuada a nivel ocular una protección antioxidante, microcirculación, anti infecciosa, fortalecedora del tejido, etc. nunca está de más.

Es importante llamar la atención del grupo de carotenoides específicos en salud ocular ya que existen diferentes carotenos en la naturaleza pero sólo algunos tienen una marcada preferencia por los ojos.Luteína, zeaxantina y astaxantina, se conforman como los más relevantes carotenos oculares. Aunque existen diferencias entre ellos la elección de cualquier de ellos puede ofrecernos una capacidad antioxidante elevada. Una buena elección para nuestro botiquín será la astaxantina con un perfil antioxidante específico muy potente. es un protector del ojo y la piel frente a los rayos UV protegiendo a las células frente a la foto-oxidación a la que nos sometemos en el período del año de mayor severidad solar.

Calor y circulación

Hay que prestar atención especial al sistema vascular. El exceso de calor puede provocar frecuentemente problemas venosos.Un exceso de temperatura diaria los vasos sanguíneos, con lo que empeora la situación de varices previas, lo que a su vez afecta ala velocidad de la circulación. Las venas son las encargadas de la circulación de retorno. Contamos con venas profundas y superficiales.

En ocasiones simplemente lo que notamos es una dilatación en los capilares superficiales observándose lo que se denomina arañas vasculares. Estos capilares son el final de los vasos sanguíneos, muy finitos y a través, de lo cuales se realiza el intercambio celular. Esta situación nos provoca malestar expresado como cansancio en miembros inferiores, picor de piernas, dolor, hinchazón de tobillos y pies, etc. Algunas recomendaciones para aliviar estas condiciones son las dichas con agua fría en sentido de la circulación de retorno, evitar la exposición prolongada al sol, realizar ejercicio que favorezca la circulación, por ejemplo, andar, nada, utilizar ropa cómoda que no presione y utilizar calzado cómodo, elevar las piernas varias veces al día para favorecer la circulación evitando la hinchazón, y controlar el peso ya que el sobrepeso afectará negativamente el esquema circulatorio.

Nuestro botiquín debe contar con una planta específica que trabaje este terreno, el Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum). Esta planta es utilizada con efectividad en insuficiencia venosa donde las válvulas de las venas no funcionan adecuadamante y el drenaje venoso está alterado. la sangre se estanca haciendo que las venas y capilares se distiendan y sobresalgan por lo que se observan en la superficie de la piel.

El principio básico de la semilla de castaño de indias es la aescina con propiedades antiedema, antiinflamatorias, disminuyendo la permeabilidad capilar. El mecanismo de acción perece ser la inhibición de las enzimas involucradas en el desdoble de las estructuras de soporte de la vena y favorece la contracción de las fibras componentes de la pared venosa. Al margen de las molestias que se siente en las piernas durante las elevadas temperaturas del verano, no podemos olvidar que existe otro punto de atención, tanto en hombre como en mujeres de carácter estético.

En verano la preocupación por signos de “la piel de naranja” va a ser otro campo de trabajo por excelencia. Aquí entra en juego el sistema linfático. Éste se forma de linfa, vasos y órganos linfoides. el tejido linfático se forma del tejido conjuntivo reticular. El sistema linfático va en paralelo al sistema venoso, ambos forman el esquema de retorno. El linfático drena el líquido sobrante del espacio intersticial (zona de intercambio de nutrientes y desecho). La linfa recoge líquido sobrante rico en agua, sales minerales, grasa y proteínas y también drena células muertas y otras toxinas.En “la piel de naranja”, existe una distención de los vasos linfáticos. y una congestión de liquido linfático que repercute externamente.

Es más frecuente en mujeres que en hombres debido a su esquema hormonal y a la distribución grasa en el organismo.

podemos contar con estos casos con la ayuda de los masajes, muy adecuados para favorecer el circuito linfático y venoso. Peró además, la planta de botiquín más específica será Gotu kola (Centella asiatica). Los principios activos destacables son trerpenos como ácido asiático, asiatósidos, ácido medecásico y medacasósidos. estos principios activos tienen actividad cicatrizante y regeneradora de la piel.Ayudan a la producción de la colágeno tipo I y tipo III, elementales en la curación de las heridas. Estos principios fortalecen la estructura del tejido conjuntivo beneficiando la integridad de la dermis. Esta función se asocia principalmente a su contenido en glicosaminoglicanos.

La Centella asiática mejora las alteraciones de la pared de los vasos venosos y la microcirculación, reduciendo la permeabilidad capilar y aumentando la resistencia vascular. Mejora la nutrición, aspecto y consistencia de la piel.

El gotu kola (Centella asiática) mejora la circulación tanto sanguínea como linfática por lo que es apta para cuidar la piel y su aspecto externo además de contribuir a las diminución de venas varicosas y reducir las molestias de hormigueo y picor en las piernas. Otros nutrientes de la naturaleza que contribuyen al mantenimiento de una salud vascular apropiada son pro antocianidinas, los flavonoides, semilla de uva, vitamina C, etc.

Vamos de viaje

En esta estación, llegan por fin las vacaciones y consecuentemente la programación de destino vacacional.ya sea en coche, tren o avión algunas personas sufren mareos en los viajes ya sean de larga duración o corta.En ocasiones también disfrutamos de un paseo en barco y no siempre nos cae bien, nos mareamos.pues bien, la naturaleza pone a nuestra disposición una planta que nos ayuda a eliminar esa situación molesta, el Jengibre (Zingiber officinalis). El jengibre se le atribuyen diversas  actividades terapéuticas y se utiliza como especia o condimento.

Los principios activos predominantes son aceites esenciales antioxidantes y una gran riqueza en oleorresinas entre las que destacan los gingeroles, shogaoles y zingeronas. Predominantemente los gingeroles son lo principios más activos terapéuticamente. la capacidad antiemética es la que nos interesa en este momento, como preventiva de nauseas y vómitos. parece ser que esta interesante facultad en la remisión de mareos puede colaborar en la reducción de los mismos y de las nauseas asociadas en viajes.

Nos ocupamos ahora de otro aspecto estival. hay zonas geográficas donde los mosquitos son una población muy activa y molesta. Si el destino elegido puede inducir a pensar en la posibilidad de picaduras de insecto la recomendación es la vitamina B1 o tiamina.

La creencia tradicional del funcionamiento de la vitamina B1 frente a las picaduras le han convertido en un “repelente natural” que al ser excretada por la piel a través del sudor parece ser  que aleja al insecto.No obstante, seria conveniente la  la combinación de todo el complejo B para trabajar en equipo con la tiamina y equilibrar todo el conjunto.

Deberemos considerar que si el lugar de vacaciones es a algún país extranjero sujeto a medidas sanitarias especialmente la recomendación adicional es solicitar información al Ministerio de Sanidad y Política Social (sanidad exterior), teniendo en cuenta las medidas generales propuestas para el viajero.Siguiendo en esta línea, en ocasiones los cambios de lugar geográfico pueden causar estreñimiento, bien por el cambio de agua, climatología, alimentación, etc.

Siempre debemos llevar en nuestro botiquín una fibra, o mejor aún, un combinado de diferentes fibras que favorezcan la formación y arrastre adecuado de las heces. Las fibras se engloban en dos categorías básicas, solubles e insolubles. Una mezcla de ambas beneficia al organismo aumentando el volumen de las heces, facilitando la eliminación de toxinas y material de deshecho, control de colesterol, etc.Las recomendaciones de la FDA son de 30-40gr/día distribuida como 30% de fibra insoluble y 70% de soluble, en adultos. En el caso de los niños la recomendación es de 5gr más la edad del niño. Es importante tener un punto de referencia en la ingesta de fibra ya que un exceso puede dificultar la absorción de algunos micronutrientes como hierro, magnesio, vitamina B en los más pequeños.

Algunas de las fibras solubles más características son el salvado de avena, pectina de manzana y pomelo y en el caso de la fibra insoluble las más reconocidas por su eficacia es la cáscara de psyllium. Lo que buscamos en la fibra como elemento anti estreñimiento es un efecto no irritativo que aporte un efecto suave en el tracto intestinal.Optimizar la eficacia de la fibra pasa por tener un equipo bacteriano intestinal en perfectas condiciones. Por ello llevar en la maleta un combinado de cepas prebióticas será lo más acertado.

las bacterias intestinales ofrecen benéficos asociados a la salud general intestinal y ciertos grupos de bacterias las bifidobacterias concretamente, cuyo lugar de proliferación es en el intestino grueso deberán estar presentes cuando existe cualquier alteración relacionada con las deposiciones.las cepas predominantes en las áreas más oxigenadas del intestino facilitan la correcta absorción de nutrientes y favorecen el clima adecuado para que la digestión llegue a término en condiciones saludables. Esto contribuye a una correcta preparación de residuos digestivos para ser excretados. Los niños pueden también contar con pro bióticos adecuados a la edad infantil al igual que sería interesante un combinado pro biótico de refrigeración opcional facilitándose de esta manera el transporte durante las vacaciones.

Algunas consideraciones especiales

Durante el período estacional de fuertes temperaturas y olas de calor, determinados grupos de población deberán extremar las precauciones. Algunas condiciones que pueden darse son la deshidratación, exceso de agotamiento, fallo en la termoregulación, etc.Los grupos de población más sensibles a la ola de calor son los niños, ancianos, personas con ciertas patologías crónicas, trabajos al aire libre en constante exposición al sol, población “sin techo”, persona tratados con determinados fármacos, etc. Estos colectivos deberán informarse adecuadamente del plan preventivo de actuación frente al exceso de temperatura puesto en marcha habitualmente por las diferentes comunidades autónomas.

En resumen

Cada uno de nosotros tenemos siempre a mano un botiquín con aquello que consideramos más útil en nuestra situación y la de nuestros allegados.

¿Quién no tiene en su botiquín, vendas, antisépticos, alcohol, suero fisiológico, analgésicos…?

Pues bien, ahora es el momento de terminar de completarlo con aquellos nutrientes que más se adecuan a nuestra condición de vida y a nuestras características de salud.

Anuncios