Preparándonos para la época estival “PART I”

Dejamos atrás el grío, los catarros, las alergias, llega por fin la estación del año donde disfrutamos de las merecidas vacaciones.
Image
 Hay que ocuparse de diferentes aspectos como la denominada “operación bikini”, bronceado, salud intestinal, deportes veraniegos, sequedad producida por los aires acondicionados, hongos, hidratación de la piel, infecciones propias de esta temporada, etc.

Image

Algunos alimentos de temporada son el melocotón, sandía, melón, albaricoque, cerezas, piña, ciruelas, higos, papaya, acelgas, albahaca,cebollas.
La subida de temperatura marcará algunas pautas en nuestro estilo de vida. El descanso puede verse afectado debido al calor, el cual provoca cambios en la estructura del sueño, no pudiendo conciliarlo en ocasiones con menor profundidad, esto revertirá en mayor cansancio al dia siguiente y al otro…spárragos, pepinos, tomates, calabacín, puerros, apio, lechuga, remolacha…
Habrá que añadir qye durante el mes de julio, sobre todo, jau luz hasta más tarde y esto reytasa la hora de irse a dormir que junto al calor nocturno, como hemos dicho, pueden ser elementos clave para “encontrarse cansado”.
Por todo ello, necesitamos un equilibrio nutricional óptimo para adaptarnos a esta situación. En primer término, una buena y equilibrada alimentación de temporada  apoyada por un complejo multinutriente lo más completo posible que refuerce nuestro equilibrio nutricional interno.
Una combinación equilibrada de vitaminas y minerales será el conjunto elemental de un multinutriente pero si además tiene algas, flavonoides, enzimas digestivas, fibra, ácidos grasos esenciales, alimentos como cebada, trigo, ajo y una base herbaria estamos hablando de un multinutriente multidimensional.
¿Porqué debería elegir multinutriente con este perfil en verano?
Cada  uno de los grupos de nutrientes mencionados anteriormente tienen una parcela específica con los diferentes cuidados que tenemos que dedicarnos en la estación veraniega.
por ejemplo, la presencia de algas, trigo y cebada, nos proporcionarán un porcentaje adicional de complejo B básico en la adaptación del organismo al estrés que genera el cambop de estación y específicamente al estrés añadido por falta de descanso nocturno.
De igual manera, una base herbaria de echinacea, jengibre, ginseng, cayena y cardo mariano ayudarán al mantenimiento del sistema inmune (justo al resto de nutrientes) además de contribuir a la gestión acomodativa de nuestro organismo al período más caluroso del año.
Un multinutriente con riqueza en flavonoides cítricos, quercitina, rutinia y herperidina apoyará la salud vascular y capilar, la cual se puede resentir debido al calor, en forma de picor de piernas, hinchazón de tobillos, etc.
un pequeño aporte de enzimas digestivas y fibras actuarán en el mantenimiento de un terreno base en la salud digestiva, con posible alteración en esta época caracterizada por intoxicaciones alimentarias e infecciones intestinales.
Es decir, un entorno apropiado para “estar al día nutricionalmente”.
Cuidado intestinal
Hay que poner especial atención en un correcto estatus intestinal frente a las posibles intoxicaciones propias de esta época del año.
En verano son frecuentes las gastroenteritis provocadas por virus, bacterias o parásitos. La intoxicación alimentarias puede ser habitual provocada principalmente por la bacteria Salmonella, por ello, se debe poner especial antención en alimentos como el pollo y otras carnes y huevo crudo.
Es frecuente también, el desarollo de gastroenteritis provocada por la bacteria E.Coli.
Otro tipo de grastoenteritis es la provocada por un parásito Giradia, contagiada a través del agua contaminada de piscinas, arroyos, lagos, etc.
Recordar las posibilidades de gastroenteritis vírica que puede desarrollarse en diferentes épocas del año y que está causada por diversos virus.
Es recomendable lavar aadecuadamente las frutas y verduras crudas así como el correcto cocinado de carnes y huevos.
¿Cómo puedo mantener mi entorno intestinal saludable?
El impacto de los elementos del medio ambiente sobre el intestino es muy grande debido a su tamaño. Si hacemos una comparativa de la exposición de la piel al medio ambiente, hablamos de 2 metros cuadrados, mientras que el intestino aproximadamente es de 300metros cuadrados.
La ingesta de probióticos “bacterias intestinales amigas” es el primer paso para una correcta salud intestinal.
Los probióticos son bacterias o microrganismos que residen en el trato intestinal. Estos son beneficiosos interviniendo en la digestión y absorcion de nutrientes, eliminando residuos, protegiendo frente a la invasión de organismo patógenos, etc.
Existen bacterias de diferentes cepas y cantidad de microorganismos pero especialmente vamos a resaltar las específicas para niños y las específicas para mayores de 40 años.
La elección de esras dos franjas de población es por su mayor sensibilidad a los  cambios climatológicos, principalmente los más pequeños y las personas más mayores.
Las bacterias beneficiosas producen los ácidos acético, lácticos y fórmico que bajan el pH del intestino grueso, inhibiendo así el crecimiento de bacterias patógenas.
Los beneficios ponderales de un probióticos antes y durante la estación veraniega permiten hacer un efecto barrera evitando antes y durante la estación veraniega permiten hacer un efecto barrera evitando la colonización de la mucosa intestinal (mencionada anteriormente).
Cuando queremos luchar contra bacterias como Escherichia coli, Salmonella enterica, Helicobacter pylori, etc., parásitos como Giardia lamblia y micosis variadas pondremos en nuestro botiquín aceite de orégano silvestre  (origanum vulgare).
Los principios activos fenólicos del orégano silvestre identificados por su máxima actividad antibacteriana, antiparasitaria y antifúngica son timol y carvacrol.
Con el calor y el sudor que lo acompaña, algunas personas que sufren de proliferación de hongos en los pies (en ocasiones en las manos) pueden tener serias dificultades para erradicar este problrma ya que el hábitat del hongo es cálido y húmedo y el verano es un buen anfitrión para su cultivo.
El orégano junto a un correcto secado de la pel, terapéutica de uso tópico, utilización de calzado no plástico y abierto, higiene diaria de la zona, etc. serán las mejores ayudas para tratar la infección micótica.
Anuncios